8. SALUD Y ÁMBITO LABORAL

Página 1
8. SALUD Y ÁMBITO LABORAL
INTRODUCCIÓN

Un alto porcentaje de la población laboral en Antioquia (alrededor del 60,3%) pertenece al sector informal de la economía, significando esto que tan sólo el 39,7%, de la Población económicamente activa (PEA), tiene acceso al sistema general de riesgos laborales, siendo Medellín la ciudad en Colombia que menor porcentaje de informales presenta con un 50,1%, seguida por Manizales con el 55,3% y Bogotá con el 57,2%. Esta situación genera implicaciones en salud en la población, toda vez que al no estar cubierta, ni tener acceso al sistema de riesgos laborales, deja desprotegida dicha población ante una enfermedad, un accidente, una discapacidad o la muerte como causa de su exposición a factores de riesgo relacionados con el trabajo que desarrollan.

Las poblaciones laborales vulnerables en Colombia, hasta ahora han sido poco intervenidas, quizá por la misma informalidad de su trabajo, la debilidad de su organización, y porque la visión de la salud laboral se ha enfocado más hacia la formalidad en la gran empresa, se considera entonces que hay una desventaja social en las poblaciones de trabajadores informales de la economía, puesto que igualmente su actividad se configura como proceso de trabajo que implica factores de riesgos para la salud de diferente naturaleza y un alto grado de peligrosidad, es evidente la poca o nula disponibilidad de recursos económicos y de profesionales del sector salud idóneos que puedan adelantar este tipo de intervención en los municipios, orientando los planes locales de salud en el componente de salud laboral, promoviendo la seguridad en los puestos de trabajo, los hábitos laborales seguros e intervengan las condiciones de inseguridad y riesgos en el trabajo. En el Departamento de Antioquia, se han caracterizado GOTIS “Grupos Organizados de Trabajadores Informales”, de 40 municipios, que equivale al 32% del total, estas caracterizaciones han reportado que en el área urbana prevalece los venteros ambulantes y estacionarios, los recuperadores ambientales, las peluquerías, los talleres de metalmecánica y en el área rural la agricultura, con dos procesos a lo largo del departamento la actividad panelera y la caficultura. A nivel de explotación de los recursos naturales, la minería que se ha extendido en todo el departamento, se ha encontrado que los mayores riesgos derivados del trabajo, se encuentra en el área agrícola y minera, por el gran número de riesgos a los que se exponen, por la peligrosidad de los mismos y por los efectos en salud, a saber, para la agricultura, la exposición a agroquímicos, a cargas pesadas, factores de riesgo ergonómicos, radiaciones ultravioleta, riegos biológicos, que son generadores de: cáncer de piel, cáncer de pulmón, patologías osteomusculares, zoonosis, intoxicación por agroquímicos, accidentes mortales y pérdida total y/o parcial de la capacidad laboral.

Desde que se inició la cobertura del sistema de riesgos profesionales en el país, los indicadores de enfermedad y accidentalidad laboral no se han detenido en su crecimiento, dando muestra de la incapacidad del sistema y de los programas de prevención para detener este desgaste en la vida y salud de sus afiliados. Sólo el 39,3% están cubiertos por la seguridad social en riesgos laborales, preocupa además la situación de los independientes, ya que sólo el 2,8% de ellos se encontraba cubierto en riesgos laborales. Es evidente que la ineficiencia del Sistema General de Riesgos Laborales, no ha logrado dinamizar la oportunidad en la calificación de la enfermedad laboral, además que el desarrollo de los programas de vigilancia epidemiológicos que deben ser asumidos por los empleadores y las ARL, no han cumplido el deber ser. El subregistro tanto para enfermedad laboral y accidente de trabajo, es la variable común en todo el departamento, además los sistemas de información no registran de manera clara los accidentes laborales y la enfermedad laboral del sector informal. Es desconcertante que aunque en el Departamento de Antioquia, se ha venido cualificando el recurso humano, que realiza las acciones de medicina del trabajo, y además el número de universidades formadoras de recurso humano en salud ocupacional ha venido creciendo notoriamente, el diagnóstico y reporte de la enfermedad profesional no se vea reflejado en esa misma proporción, que puede explicarse por la baja calidad en la formación que se imparte en los programas de salud ocupacional, sumado a esto el accionar débil y permisivo de los entes de vigilancia y control a los actores del sistema general de riesgos laborales, de tal forma que los resultados en 20 años de existencia del sistema de riesgos laborales no se refleja en la mejoría de las condiciones de salud de la población laboral formal y mucho menos de la población laboral informal.

Otro factor importante, es la carencia de un sistema de información en cuanto al perfil departamental de enfermedad y accidentalidad laboral, de la población informal, resultado de no contarse con una política clara que establezca la notificación obligatoria tanto de la accidente de trabajo como de la enfermedad laboral de la población trabadora que no está afiliada al Sistema General de Riesgos Laborales, se evidencia en los servicios de salud la carencia de elementos técnicos y científicos de notificación por parte del personal médico que atiende las contingencias de este tipo de población, es así como los eventos en salud se registran como de origen común y no como de origen laboral, el sistema de información en salud no registra estos casos como laborales, toda vez que no hay empleador ni ARL que lo cubra.

Accidente de trabajo

La salud ocupacional de estas poblaciones es un campo muy tímidamente explorado en algunos países y temas tan sensibles como la accidentalidad laboral presentan aún mayores problemas, dada la dificultad para configurar variables específicas que le permitan a las Aseguradoras de Riesgos Profesionales y a los gobiernos reconocer el evento atendido en una unidad asistencial como un accidente laboral. La situación que se presenta específicamente en Colombia, tiene que ver más con la accidentalidad laboral de la población vulnerable, la cual en su inmensa mayoría pertenece al régimen subsidiado de seguridad social y cuando esta población sufre un accidente de trabajo, en el mejor de los casos, su atención hospitalaria se configura como enfermedad común, quedando en esta variable oculta toda la accidentalidad del sector vulnerable. Otra situación muy común es que este tipo de trabajadores no asistan en busca de atención médica para el cuidado de problemas que consideran menores, dado que si dejan de trabajar un día ponen en riesgo su supervivencia y la de las personas que tienen a su cargo.
Del análisis de la información consolidada de las fuentes FASECOLDA, Comité Seccional de Seguridad y Salud en el trabajo, referente al accidente de trabajo, a la enfermedad laboral y a la muerte en el trabajo se tienen los siguientes resultados:

Accidentes mortales del Ministerio de Trabajo y FASECOLDA

Según análisis del Comité Seccional de Seguridad y Salud en el Trabajo de Antioquia, de los accidentes mortales ocurridos en Antioquia durante el primer semestre del 2015; se evidencian 40 accidentes mortales ocurridos hasta la fecha; cifra que no se diferencia mucho de las cifras publicadas por FASECOLDA hasta julio de 2015; en donde se registran 46 Muertes calificadas por Accidente de Trabajo.

De 97 accidentes mortales ocurridos entre 2013 y 2015 en Antioquia, que fueron analizados por el Comité Seccional de Seguridad y Salud en el Trabajo, el 41.2% de ellos han ocurrido en el primer semestre del 2015.

Figura 1. Accidentes de trabajo mortales en Antioquia 2013-2015

Figura 1  Accidentes de trabajo mortales en Antioquia 2013 2015

Fuente: Ministerio de Trabajo – FASECOLDA

Entre los accidentes de trabajo reportados como mortales, los sectores que presentan más accidentalidad son los sectores de la minería, de servicios y de construcción en un 25,8%, 24,7% y 20,6% respectivamente. Entre los sectores menos accidentados tenemos los sectores que prestan servicios de mantenimiento con 3,1% y el sector de la agricultura con 4,1% de los accidentes.

Figura 2. Accidentes de trabajo mortales por sector económico en Antioquia

Figura 2  Accidentes de trabajo mortales por sector economico en Antioquia

Fuente: Ministerio de Trabajo – FASECOLDA

En Antioquia, el Área Metropolitana y la subregión Suroeste son las subregiones que más han presentado accidentes de trabajo mortales, con porcentajes del 40.2% y 24.7% respectivamente; en donde la construcción y la minería son los sectores económicos que más aportan.

Figura 3. Accidentes de trabajo mortales por subregión en Antioquia

Figura 3  Accidentes de trabajo mortales por subregion en Antioquia

Fuente: Ministerio de Trabajo.

En el período actual de gobierno, el año 2014 fue el que más reportó a FASECOLDA 135.362 accidentes de trabajo calificados, ocurridos en el sector privado de la economía, en comparación al tiempo trascurrido del 2015, lo cual solo en el primer semestre se han reportado 45.502 accidentes de trabajo que han sido calificados como tales.

Figura 4. Accidentes de trabajo calificados en Antioquia 2012-2015

Figura 4  Accidentes de trabajo calificados en Antioquia 2012 2015

Fuente: FASECOLDA

El Área Metropolitana hasta julio de 2015 tiene una accidentalidad del 82% que disminuyó en 0,4% en comparación con el 2014.

La subregión de Oriente que también presenta accidentalidad considerable, en lo que lleva del 2015 ha aumentado 0,5% comparado con el año 2014. Mientras que la región de Urabá, a pesar de su crecimiento y desarrollo económico mantuvo sus cifras iguales. En el 2014 y hasta julio de 2015 se mantiene estable en un 3,7% de la accidentalidad del departamento.

Figura 5. Accidentes de trabajo calificados en Antioquia por subregión 2014 y 2015

Figura 5  Accidentes de trabajo calificados en Antioquia por subregion 2014 y 2015

Fuente: FASECOLDA

En el período actual de gobierno, se ha evidenciado un detrimento considerable del número de enfermedades laborales calificadas, según las cifras que ha publicado FASECOLDA; de 670 enfermedades laborales en el año 2012, se ha disminuido a 208 en lo que va del 2015, sin embargo en el 2013 se presentó un pico de 832 enfermedades laborales calificadas.

Figura 6. Enfermedades laborales calificadas en Antioquia 2012-2015

Figura 6 Enfermedades laborales calificadas en Antioquia 2012-2015

Fuente: FASECOLDA

Durante el 2015, según FASECOLDA, no se han presentado muertes calificadas por enfermedad laboral.

El Área Metropolitana, las subregiones de Suroeste y de Oriente son los que durante el 2014 y el primer semestre de 2015 han presentado muertes por accidentes de trabajo; por enfermedad laboral murieron 3 personas durante el 2014.

Tabla 1. Muertes calificadas por accidente de trabajo y enfermedad laboral. Antioquia 2014

Tabla 1  Muertes calificadas por accidente de trabajo y enfermedad laboral Antioquia 2014

Fuente: FASECOLDA

Tabla 2. Muertes calificadas por accidente de trabajo y enfermedad laboral. Antioquia 2015

Tabla 2  Muertes calificadas por accidente de trabajo y enfermedad laboral Antioquia 2015

Fuente: FASECOLDA